Sintaxis y gramática del bienestar

Sintaxi y gramatica del bienestar

Uno de los vocablos más relevantes de la filosofía griega es el de logos que puede tener varios significados: palabra, pensamiento, discurso, inteligencia, principio, etc. Fue utilizado por primera vez por Heráclito, para quien el logos era “el principio universal a través del cual todos los eventos naturales tenían lugar”.

Es curioso cómo, en la actualidad, hemos destituido el logos -la palabra- del lugar tan relevante que ocupaba en la cosmovisión de la Grecia antigua y, de este modo, hemos ido olvidando su poder creador. Las palabras no sólo sirven para comunicar ideas sino que nos impactan física, emocional e intelectualmente. Al contrario de lo que se dice, las palabras no se las lleva el viento sino que tienen la capacidad de crear realidad, emociones positivas o negativas, de curar o enfermar, construir o destruir, alterar o serenar … Nuestras palabras pueden expresar creencias saludables que construyen marcos posibilitadores o creencias limitantes. Nos guste o no, las palabras con las que nos expresamos son la manifestación de nuestro mundo interior. Así pues, el lenguaje es una poderosa herramienta que tenemos los seres humanos pero, dependiendo del uso que hagamos, puede ser un gran aliado o todo lo contrario.

Construimos nuestra persona, nuestra memoria o nuestros sueños, palabra a palabra. Las palabras que elegimos para contar nuestra experiencia son tan importantes como la misma experiencia, ya que la recrean. La palabra tiene un poder transformador. Dependiendo de cómo decidimos explicar nuestra vida, podemos recrearla como víctimas o como supervivientes.

Por extraño que nos pueda parecer, el bienestar emocional tiene su propia sintaxis y gramática. Como dice Luis Castellanos, autor del libro “La ciencia del lenguaje positivo” (Paidós): Cuida tus palabras y ellas cuidarán de ti.

Comparte esta entrada
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Sonia Castaño

Sonia Castaño

Coach y Terapeuta, especializada en Acompañamiento a adolescentes, jóvenes y familias. Más de 10 años de experiencia profesional en el ámbito socioeducativo, individual y familiar.

También Podría Interesarte
Blog Sostener en el amor 1

Sostener en el amor

Etimológicamente, la palabra educar procede de dos voces latinas. Por un lado, de educare que significa criar, nutrir o alimentar; por otro, de educere que equivale a sacar, extraer o llevar de dentro hacia fuera.

Leer Más »